*********************************** ***********************************

Axie Infinity, el universo gaming basado en la blockchain de Ethereum

Portada Axie Infinity

Un usuario pagó 888,25 Ether por una propiedad virtual. El comprador asegura que “estamos presenciando un momento histórico: el surgimiento de naciones digitales con su propio sistema de derechos de propiedad irrevocables


Son días de incertidumbre para las dos principales criptomonedas. Tanto Bitcoin como Ethereum están perdiendo valor –después de meses de continuas subidas–, y las dudas acerca de si es una mera corrección o una tendencia bajista a largo plazo se acrecientan. Días antes del inicio del decaimiento, el pasado 8 de febrero, el sector de las monedas virtuales y la tecnología blockchain volvió a ser noticia mundial, después de que se produjera la transacción de NFT más grande de la historia

Estos Non-fungible Tokens (NFT), que van incluso más allá de las criptodivisas convencionales, saltaron a las portadas de los medios de comunicación después de que un jugador de Axie Infinity, un videojuego inspirado en Pokémon, comprara una finca virtual por 888,25 Ether, que, en aquel momento, tenían un valor de 1,5 millones de dólares. 

El comprador, Flying Falcon, aseguró en la propia web del juego que “estamos presenciando un momento histórico: el surgimiento de naciones digitales con su propio sistema de derechos de propiedad irrevocables y claramente delineados”.

Un universo inspirado en Pokémon en el que se paga en Ethereum

Sus creadores definen al juego que ha batido el récord de la transacción de NFT más grande como un universo inspirado en Pokémon donde cualquiera puede ganar fichas a través de un juego experto y contribuir al ecosistema. Los jugadores tienen la posibilidad de luchar, recolectar, criar y construir un reino terrestre para sus mascotas. 

Lo dicho, un mundo virtual y paralelo que tiene 20.000 usuarios activos diarios y en el que ya se han negociado NFT por valor de más de 25.000 Ether. Porque esta, obviamente, es la moneda oficial en Axie Infinity, que, aseguran, está considerado “el juego Ethereum número 1 por usuarios activos diarios, semanales y mensuales”. 

Además de una diversión, explican, Axie también es una red social y una plataforma de trabajo. Son realmente ambiciosos en el objetivo de dar cada vez más forma a ese universo paralelo. Afirman que creen en un futuro en el que trabajo y juego sean uno y en empoderar a los jugadores para que tengan oportunidades económicas. 

También se muestran convencidos de que las interacciones sociales complejas, la diversión y los derechos reales de propiedad digital son los tres pilares de un Metaverso. “Nuestra comunidad ya se está divirtiendo, socializando y ganando en el universo Axie, una señal de que se está formando un movimiento verdaderamente especial aquí”. Sobre todo, puntualizan, su sueño es “llegar a crear criaturas que puedan cambiar el mundo”. 

Construir, decorar, recolectar o luchar contra monstruos en su parcela virtual

La finca virtual que adquirió Flying Falcon por 1,5 millones de dólares en Ethereum se encuentra en Génesis Land, donde, como explican en el blog del videojuego, las parcelas son distintas a las demás, con una estética única, un límite de suministro y un posicionamiento especial dentro del sistema terrestre de Axie. 

La venta que supuso la mayor transacción de NFT de todos los tiempos, informan, se produjo en el primer aniversario de la semana del lanzamiento de Ronin Mainnet, una cadena lateral construida para Axie Infinity con validadores que incluyen Binance, Ubisoft, Nonfungible.com y DappRadar.

El propietario, dentro del modo de juego “Axie Land (AKA ‘Project K)”, podrá construir, decorar, recolectar, luchar contra monstruos llamados chimera y formar equipos con amigos para conquistar reinos rivales. Flying Falcon afirmó que “Axie Land tiene valor de entretenimiento, valor social y valor económico en la forma de futuros flujos de recursos. Como Genesis Land Plots son las tramas más raras y mejor posicionadas de Axie Infinity, encajaban perfectamente con mi tesis».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top