*********************************** ***********************************

El ‘hash rate’, un oráculo criptográfico

El ‘hash rate’ o tasa de ‘hash’ indica la potencia computacional de un minero (o una red de los mismos) y da información acerca de algunos aspectos realmente importantes como la seguridad de la blockchain.


Pocos conceptos hay tan importantes en el extenso vocabulario criptográfico como el hash rate. De él se extrae información sobre aspectos realmente cruciales como la potencia de minado, la seguridad de la red de blockchain o la dificultad de minería. Un auténtico pozo de sabiduría.

El hash rate, en su principal acepción, hace referencia al número de operaciones que un minero, o toda la red de mineros, puede llegar a realizar en un segundo. Estas son sus principales unidades. 

  • 1 hash.
  • 1 kilo hash (kH): 1.000 hashes.
  • 1 mega hash (MH): 1 millón de hashes.
  • 1 giga hash (GH): 1.000 millones de hashes.
  • 1 terra hash (TH): 1 billón de hashes.
  • 1 peta hash (PH): mil billones de hashes.

Es un término que nació con la red de Bitcoin, aunque después se generalizó. Actualmente, con datos de blockchain.com, el hash rate de la red de Bitcoin es de 132.511 PH/s. El de la red de Ethereum, según 2miners.com, es de 673,51 TH/s.

Estas cifras se obtienen sumando la potencia de minado de todos los mineros que trabajan en la red, y siempre supone una estimación, pues es imposible conocer la cantidad exacta. 

A más ‘hash rate’, mayor seguridad de la ‘blockchain’

Ya sabemos que el hash rate determina la capacidad computacional de un minero (o de toda la red de mineros). Pero también indica la seguridad de una cadena de bloques. Y la explicación es bastante lógica: cuanto mayor sea el hash rate, significa que los ordenadores que trabajan en esa red son más potentes, ergo, se necesitará una ofensiva con un gigantesco potencial para hacer daño a la blockchain.

En este punto es interesante mencionar el conocido como ‘ataque del 51%’, que puede llegar a acaecer cuando un minero o un grupo de mineros tiene el poder de más del 50% de la cadena de bloques. Esto conferiría a estos mineros la posibilidad de llevar a cabo cualquier tipo de acción en las transacciones de criptomonedas que se desarrollen en la blockchain en cuestión. 

Dificultad de minado

El tercer aspecto del que da información el hash rate es acerca de la dificultad de la minería de criptomonedas, que se estatuye al albur de lo que los ordenadores tarden en resolver las operaciones matemáticas. 

Por ejemplo, en Bitcoin, los mineros encuentran bloques, de media, cada 10 minutos, y, cada 2016 bloques, esta complejidad se ajusta: cada 2 semanas aproximadamente.

Esto se produce porque, cada vez que entra un nuevo minero, la red aumenta su potencia, también su hash rate y, por tanto, el tiempo que se tarda en generar bloques se va reduciendo. Por esta razón, el algoritmo de Bitcoin se actualiza para volver a ese tiempo de 10 minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top