*********************************** ***********************************

El problema de la deuda en España

En España hemos vivido una espiral de incremento de la deuda a partir de 2008, que sería considerable como un desastre a escalas cósmicas. Lo sano fiscalmente para un país promedio, es que la deuda pública se sitúe en unos niveles aproximados del 25 – 50 %.

Cantidades que permitan al PIB de cada país el pago de sus obligaciones con proveedores de servicios y de materiales, ya sean nacionales o internacionales.

Entendemos como el porcentaje de deuda lo que se quita de un sueldo cada mes, en caso de tener una hipoteca o pago un crédito. A nivel de en un país es lo mismo.

Al final del año, el país realiza su balance de ejercicio y tiene que pagar las deudas con sus respectivos acreedores. Pues bien, la gran carrera del incremento de la deuda en España comenzó en 2007.

Cada año después, ha subido un promedio del 8 %, hasta alcanzar un máximo del 110% en agosto de este año. Este aumento no augura un final feliz para el sistema financiero español, que acompaña al gran fracaso de los bancos comerciales tradicionales.
Tener más de un 100% de deuda pública es un muy mal dato, pero no es el final para un país. Como con todas las deudas, lo único importante es algo fundamental; poder pagarla.

¿PUEDE EL ESTADO ESPAÑOL PAGAR 1.100 BILLONES DE EUROS?

Actualmente, las arcas del Estado desembolsan 90 millones de euros al día en pagos de deuda y acreedores. La crisis del Coronavirus, ha dejado a España completamente desnuda ante la realidad de su modelo productivo: vivimos del resto de países de Europa. Somos el resort de vacaciones, y las vacaciones se han cancelado por pandemia.

No podemos hacer frente a esos pagos tal y como funciona nuestro país, actualmente. Es la realidad devenida de décadas de mala gestión gubernamental, corrupción, y de la sistemática venta de nuestros valores, principios y talentos al mejor postor.

ESPAÑA SE CANCELA  SIN AYUDA

Las deudas generan un interés financiero, y cuanto más tardan en ser pagadas, más hay que pagar. Es una de esas curiosas y rimbombantes características de nuestra economía.

Cuando llegas al 100 % de deuda pública, quiere decir que todo el PIB de tu Estado va a ser destinado a pagar deuda. Si sobrepasas el 100%, tu deuda es mayor de lo que tu país es capaz de producir.

Sólo podemos salir mediante el típico rescate del Banco Central Europeo, el organismo todopoderoso que imprime los billetes que hacen ‘funcionar’ nuestra sociedad.Este rescate no será una condonación de deuda porque los grandes acreedores quieren ser pagados.

Se reducirán los tipos de interés, tal vez hasta tasas negativas. Prestar dinero será gratis (sí, prestar más dinero) y la máquina seguirá funcionando, a velocidad acelerada, en la misma dirección en la que está ahora. Pero no hay otra cosa que los gobiernos y los organismos centralizados puedan hacer.

 

Autores: Yisel Villamizar, David Bellido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top