*********************************** ***********************************

Minería de criptomonedas: ¿cómo hacerla sostenible?

Minería de criptomonedas: ¿cómo hacerla sostenible?

El método actual de creación de criptomonedas es la minería. No hay otra manera de extraerlas, pero cada vez son más los países que están restringiendo esta actividad por su desmesurado gasto energético. ¿Es posible convertirla en un proceso sostenible?


Entre los métodos más populares en los últimos tiempos para hacer dinero sin salir de casa, o sin apenas esfuerzo, hay que mencionar, sí o sí, la minería de criptomonedas.

Debido al crecimiento exponencial, tanto en precio como en popularidad, de las divisas digitales, son cada vez más las personas que se interesan por este sector y desean involucrarse en el mismo: algunos optan por comprar bitcoin u otras criptodivisas y los hay que prefieren minar criptomonedas.

Es un concepto que puede llevar a confusión, porque trae a la mente la imagen de unos mineros dejándose la vida por encontrar criptomonedas, tal y como sucede con el oro, por ejemplo.

¿Qué es la minería de criptomonedas?

La minería de criptomonedas, a diferencia de lo que mucha gente ajena a este mundo piensa, no es más que el proceso de añadir un bloque nuevo a la blockchain, es decir, validar transacciones nuevas y agregarlas al gran libro de contabilidad denominado, en español, cadena de bloques. 

Estas validaciones las hacen los ordenadores especializados resolviendo complejísimos problemas matemáticos. Los más rápidos se llevarán como recompensa criptomonedas. 

Por ejemplo, en el caso de Bitcoin, quien o quienes hayan encontrado la respuesta se verán recompensados, actualmente, con una cantidad fija de 6,25 BTC. Así es cómo se generan nuevas criptomonedas.

¿Por qué existen países prohibiendo la minería de criptomonedas?

Quizá a muchos les suene una noticia reciente acerca de que Suecia pide a la Unión Europea que se prohíba la minería de Bitcoin

Esta petición responde a una de las cualidades que tiene la minería basada en Proof of Work (PoWprueba de trabajo) como es el caso de Bitcoin: el hash rate, o capacidad de cómputo, que se requiere es enorme, por lo que varios mineros han optado por crear estaciones de minería compuestas de decenas de ordenadores, todos ellos consumiendo gran cantidad de energía. Además, hay que tener en cuenta que, en el caso de Bitcoin, con cada bloque nuevo que se añade a la cadena, la dificultad de encontrar el hash aumenta, es decir, cada vez más se requiere más poder de cómputo y, por consiguiente, más energía. 

Esta es la razón por la que países como Suecia, China, Islandia, Irán o Kósovo han limitado e incluso prohibido la minería de criptomonedas, argumentando que el consumo energético anual que se genera por esta actividad equivale al de países enteros. En el caso Suecia, la minería ha llegado a consumir el equivalente a 200.000 hogares.

Otros sectores afectados por la minería

Dejando de lado el alto impacto energético que trae consigo la minería, también es preciso mencionar que existen mercados que han sido perjudicados, como es el caso de las tarjetas gráficas. 

Como se mencionó, para minar se requiere el poder de cálculo de un ordenador potente, pero el componente que en realidad hace todo el trabajo para encontrar los hashes son las tarjetas de video (o gráficas) cuyo propósito real es el diseño gráfico o los videojuegos. 

En el último año, y tras la salida de la serie 3000 de Nvidia –la principal compañía fabricante de estos componentes–, se ha experimentado una falta de stock nunca vista en la industria. Son los mineros de criptomonedas los que se han hecho con la mayoría de las existencias disponibles y las pocas que se comercializan tienen un precio del doble o triple respecto al original. Además, cuando se lanza una nueva tanda a la venta, no dura ni 5 segundos antes de que se agote nuevamente.

Una posible solución al impacto energético de la minería de criptomonedas

La razón por la que la minería de Bitcoin o Ethereum requiere de tanta energía es debido al protocolo Proof of Work (PoW). En pocas palabras, este concepto no es más que el protocolo de seguridad que tiene una cadena de bloques para impedir que personas malintencionadas puedan ingresar transacciones falsas en la red. 

Cuando un minero está compitiendo con otros por añadir un bloque nuevo, en realidad está apostando dinero en forma de poder energético, sin que esto le garantice ser el vencedor. Así es como se garantiza la validez de cada transacción, sale más rentable para el minero tanto en tiempo como en dinero añadir bloques válidos que añadir bloques falsos.

Sin embargo, existen otros protocolos que pueden garantizar la misma seguridad y que no dejan una huella ambiental negativa, un ejemplo es Proof of Stake (PoS – Prueba de participación), que es por el que está  apostando Ethereum para reemplazar a PoW

Este protocolo consiste en que los mineros en vez de requerir poder de cálculo deben poseer la criptomoneda en cuestión para depositarla como garantía (a esto se le conoce como staking). De esta manera, se garantiza que las transacciones validadas por cada minero sean reales, porque a ninguno le conviene falsificar un movimiento, ya que esto supondría la pérdida de todas sus criptomonedas.

Como se puede observar, la minería de criptomonedas es todo un mundo, del que se podrían escribir miles de páginas. Sin embargo, también tiene su lado oscuro: el gran nivel de energía que se gasta iguala a países enteros y, si no se toman medidas con respecto al protocolo de seguridad usado, se corre el riesgo de que la lista de países que prohíben la minería crezca con el tiempo, dificultando la aceptación global de esta nueva forma de entender el dinero digital. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top