*********************************** ***********************************

Auge, caída y resurgimiento de los NFT: la burbuja que no explota

Estallaron en marzo de 2021, cayeron meses después, y ahora no cesan de batir récords. Esta es la historia de los NFT. ¿Explotará la burbuja?


Llegaron arrasando. Con unas cifras de ventas absolutamente escandalosas. Aquello multiplicó las voces que calificaron a los token no fungibles (NFT por sus siglas en inglés) como una inmensa burbuja de estruendoso reventar. Devino entonces la caída y los agoreros se vanagloriaron de tener la razón. Pero acaeció el resurgimiento y acallo tantas voces. El periodo actual vuelve a estar trufado de récords. ¿Es una buena señal? El futuro de la blockchain es inescrutable.

No seremos nosotros quienes tratemos de desentrañar ese porvenir de la cadena de bloques. Mejor quedarse en el presente y explicar lo que sabemos. Eso sí, desde el principio, porque, aunque haya vivido altibajos propios de una existencia más duradera, los Non-fungible tokens siguen siendo un fenómeno relativamente nuevo y desconocido para muchos.

Características de los NFT

Los NFT son activos digitales que se registran en la cadena de bloques (normalmente la de Ethereum) y pueden ser objeto de compra y venta. Cualquier representación digital se considera un token no fungible: puede ser un cuadro, una foto, un libro, una película… Lo importante es que cumpla una serie de particularidades:

  • Son únicos: como en el caso de las obras de arte, puede haber copias, tantas como se quiera (y comerciar con ellas), pero siempre habrá un token original y un propietario del mismo. 
  • Conceden una propiedad absoluta: esta es una de las características básicas de los NFT. Suponen una especia de certificado de autenticidad. Es decir, aunque se copie infinitas veces, siempre sólo una persona será propietario del original. 
  • Su historia está escrita: gracias a la blockchain se mantiene un historial de todos los movimientos que ha tenido un token no fungible: las compras y ventas a las que ha sido sometido, y, sobre todo, quién es el propietario del original.
  • Son indivisibles: no se pueden dividir. Sólo existirá un token igual, ni medio ni un cuarto.

Casi 800.000 operaciones con NFT en el último mes

Para algunos, los NFT han llegado para revolucionar el sector del arte y del coleccionismo. Los hay que, sin embargo, los ven como intrusos en un terreno que no es el suyo (suelen ser los mismo que barruntan su sonoro final). 

Las cifras, actualmente, no dan la razón a este grupo de recelosos. Según la web NonFungible, entre el 5 de septiembre y el 5 de octubre de 2021 se produjeron 794.621 operaciones con Non-fungible tokens por valor de 1.750 millones de dólares. Además, en el último mes ha habido 173.800 wallets activas. 

Los sectores con mayor número de compra-ventas de NFT en la mensualidad postrera son:

  1. Coleccionismo: 300.360 operaciones.
  2. Arte: 77.594.
  3. Utilidades: 35.725.
  4. Juegos: 29.403.
  5. Metaverso: 8.125.
  6. Finanzas descentralizadas (DeFi): 2.447.
  7. Deportes: 550.

Si el tiro se centra en un producto en particular, hay que quedarse con los criptogatitos, que están aún muy lejos de ser desbancados del primer puesto de ranking por ventas mundiales de NFT en la historia.

69,3 millones de dólares por un NFT de Beeple

En su poco tiempo de vida, han pasado por diversas etapas. El desembargo arrasador de los token no fungibles se produjo entre marzo y abril del año actual. 

La venta, el 11 de marzo de 2021, de The First 5.000 Days (del artista digital Mike Winkelman, conocido como Beeple) por 69,3 millones de dólares fue la alarma que advirtió de que esto iba muy en serio. Y no era para menos, ya que se convirtió en el tercer precio más alto jamás alcanzado por un artista vivo, como asegura Beatriz Ordovás, directora del departamento de arte de posguerra y contemporáneo de Christie´s España, en este reportaje de El País

Otras ventas destacables son dos de CryptoPunk, por 11,8 y 7,56 millones de dólares. Y algunas realmente sonadas, por lo que era y por su propietario, como en la que uno de los creadores de Twitter Jack Dorsey, vendió su primer tuit en formato NFT por 3 millones de dólares. Lo dicho, cualquier cosa se puede convertir en un token no fungible y tener un precio, ya que son los propios usuarios los que lo dotan de valor. No hay un ente controlador.

Todas estas cantidades, desorbitadas e inexplicables para muchos, no se pagan en dinero fiduciario, sino en criptomonedas: al fin y al cabo, todo, la blockchain, los NFT, las criptomonedas, las finanzas descentralizadas, son partes (diferenciadas) de una misma moneda, que es una nueva manera de entender el dinero y el sistema financiero. 

152.811 carteras activas del 1 de septiembre al 1 de octubre

Tras la subasta llegó la calma. De nuevo con datos de NonFungible, el número de carteras que realizaron, al menos, una operación con NFT entre el 1 de febrero de 2021 y el 1 de marzo de 2021 fue de 34.681. Subió a 48.351 un mes después. Posteriormente comenzó a bajar:

    • Del 1 de abril al 1 de mayo: 36.419.
    • Del 1 de mayo al 1 de junio: 30.522.

Y entonces volvió a coger velocidad de crucero, mejor dicho, mucho más que eso. Las cifras hablan por sí solas: 

    • Del 1 de junio al 1 de julio: 33.904.
    • Del 1 de julio al 1 de agosto: 44.338.
    • Del 1 de agosto al 1 de septiembre: 119.754.
    • Del 1 de septiembre al 1 de octubre: 152.811

Ya se ha comentado que el futuro de los NFT es imprevisible. Como el de las criptomonedas, a pesar de que sean multitud los gurús que, cada día, realizan grandilocuentes previsiones que copan titulares advirtiendo de grandes caídas o subidas. 

De momento, sólo se puede afirmar de manera fehaciente algo: tanto un sector como el otro, gozan de una excelente salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top