Tengo criptomonedas ¿Y ahora qué?

Los neófitos del mundo Bitcoin se dividen en dos grandes grupos: aquellos que ya saben qué van a hacer con sus criptomonedas y los que, por el contrario, no tienen ni idea. Este pequeño grupo tiene la necesidad de preguntar ¿y ahora qué puedo hacer con ellas?¿Puedo comprar pan o un café? Y por cosas como estas, es necesario informar a las personas de lo que están adquiriendo y si es aplicable a la vida cotidiana. 

Una de las cosas que puedes hacer una vez que tienes Bitcoin, Ethereum o cualquier criptomoneda es GASTAR!!! 

En la actualidad, puedes utilizar criptomonedas para comprar infinidad de cosas, desde, tarjetas regalo, té y café, videojuegos hasta viajes. También puedes pagar por servicios como un arreglo informático o un arreglo de fontanería.

Estamos acostumbrados al gasto online con dinero normal. Y con criptomonedas el procedimiento es igual de seguro y rápido, mientras estés utilizando una página que te ofrezca una fiabilidad. Por ejemplo; Travala nos ofrece un servicio integrado de viaje y alojamiento allá donde vayamos, y no importa con qué moneda paguemos, ya sea en FIAT o cripto.
Uno de los usos más comunes para obtener beneficios de las criptomonedas es llevarlas a un mercado para comprar barato y vender caro; la típica especulación.
En estos mercados estamos poniendo nuestros fondos en riesgo de cara a conseguir una cantidad extra que, de no ser operada, se quedaría tal cual está en la billetera.

Obviamente, el trading implica una serie de riesgos, más allá de las recompensas, que no todos los usuarios están dispuestos a aceptar. Al mismo tiempo, las habilidades de control emocional y de análisis de mercado no se obtienen con facilidad ni pagando un curso. Los límites en este aspecto están exclusivamente impuestos por ti.

Sin embargo, algunas personas optan por ser más precavidas y analizan la posibilidad de ahorrar sus criptomonedas, esperando que el valor de sus Bitcoin aumente a largo plazo. No sabemos con claridad si esto es una buena idea puesto que al tratarse de un activo volátil es importante tener en cuenta aspectos como el mercado muy cambiante y que no todas las personas están hechas para ahorrar.

 

 

Yisel Villamizar, David Bellido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top